Galletas de avena con frutos secos

Hoy es el cumpleaños de mi hermana y, aunque aun no podemos celebrarlo todos juntos, al menos pude acercarle el detallito de rigor. Son estas galletas que quiero compartir con vosotros, que encima hace bastante tiempo de la última receta dulce y que además es apta para celíacos.

Me gusta mucho el sabor de las galletas de avena simples, pero les he añadido un punto extra con unos frutos secos (en mi caso, pistachos y anacardos) y un poquito de decoración de chocolate por encima. ¡Espero que las disfrutéis!

Información

  • Comensales: 16 unidades aproximadamente.
  • Inspiración: La receta tradicional de las galletas de avena.
  • Tiempo de preparación: 70 minutos (ya que probablemente necesitéis hornear las galletas en 2 tandas)

Ingredientes

  • 225 gramos de mantequilla pomada
  • 140 gramos de de azúcar glas
  • 1 huevo
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • Sal
  • 200 gramos de harina integral de avena
  • 200 gramos de copos avena
  • 80 gramos de pistachos y anacardos (o cualquier otro fruto seco)
  • 60 gramos de chocolate negro
  • 60 gramos de chocolate blanco

Preparación

  1. Calentamos el horno a 180 grados centígrados.
  2. Cubrir una bandeja de horno con papel sulfurizado.
  3. Poner la mantequilla en un recipiente amplio y batir fuertemente hasta que esté suave. Si se utiliza un robot de cocina, batir unos segundos con la pala a velocidad media.
  4. Añadir el azúcar glas y continuar batiendo hasta que se integre ligeramente.
  5. Echar el huevo, la cucharadita de extracto de vainilla y la sal sin dejar de batir. De nuevo, con un robot de cocina será mucho más rápido.
  6. Añadir la harina integral de avena hasta que el huevo y la vainilla se hayan incorporado completamente a la masa.
  7. Agregar los copos de avena y mezclar hasta obtener una masa homogénea. En el último momento agregar los pistachos troceados ligeramente.
  8. Dejar reposar un par de minutos.
  9. Formar pequeñas bolas, colocarlas sobre la bandeja de horno y aplastarlas ligeramente hasta que midan unos seis centímetros de diámetro aproximadamente. Hay que colocarlas con bastante espacio, porque aumentarán de tamaño.
  10. Hornear durante 20 o 25 minutos, o hasta que estén doradas y crujientes. Retirar del horno, dejar reposar durante 10 minutos en la misma bandeja y luego pasarlas a una rejilla hasta que se enfríen completamente.
  11. Derretir el chocolate negro metiéndolo en el microondas de 20 en 20 segundos hasta que se derrita y removiéndolo con una cuchara.
  12. Levantar la cuchara y moverla de delante hacia atrás para probar si el hilo de chocolate sale uniformemente.
  13. Colocar una galleta encima de papel sulfurizado y realizar el mismo movimiento, de modo que queden unas finas líneas negras encima de ella.
  14. Repetir el proceso con las demás galletas y también con el chocolate blanco.
  15. Dejar secar completamente antes de servir.

Notas

  • Cuando se va a integrar la harina de avena, me gusta hacerlo a mano y no volver a utilizar el robot de cocina, pero podéis seguir usándolo si lo preferís.
  • Es mejor no calentar excesivamente el chocolate al fundirlo, en cuanto coge calor se derrite fácilmente al darle vueltas y lo deja en un punto más cómodo para sacar el hilo desde la cuchara.
  • Podéis dejar las galletas sin la decoración, o simplemente bañar una mitad en chocolate, pero a mí me gusta mucho más este resultado.
Comparte esto: