Carrilleras al vino tinto

Los que me sigáis en Instagram (que por cierto, si no lo hacéis, allí cuelgo más cosillas a diario y los locales a los que vamos los findes) ya sabréis que para la cena de Nochevieja preparé este plato. Es una de esas recetas con la que quedar genial en una cena con amigos o familia y encima la puedes dejar preparada previamente y darle un calentón en el último minuto.

Las carrilleras o carrilladas son las piezas de forma redondeada de la mandíbula inferior del cerdo. Tienen un sabor increíble y cuando más buenas están (en mi opinión) es guisadas. La receta que yo uso es propia, modificada a mi gusto después de prepararla unas cuantas veces, aunque evidentemente tiene mucho de la receta tradicional.

Esta carne a mí me pide 2 cosas: patatas y pan, mucho pan para mojar en la maravillosa salsa. Las patatas las podéis preparar fritas, en puré o, si queréis quedar mejor todavía, patatas duquesa.

Información

  • Comensales: 2 o 3 personas.
  • Inspiración: La receta tradicional.
  • Tiempo de preparación: de 40 minutos a 2 horas

Ingredientes

  • 6 carrilleras de cerdo
  • Harina de maíz
  • 4 chalotas
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 50 mililitros de concentrado de tomate
  • 2 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • Tomillo
  • Romero
  • 300 mililitros de un buen vino tinto
  • 250 mililitros de caldo de carne
  • Sal
  • Pimienta
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación

  1. Limpiar bien las carrilleras, quitándoles las telillas y los restos de grasa. Salpimentar y enharinar ligeramente.
  2. En una olla calentar el aceite a fuego fuerte y dorar las carrilleras a fuego medio-fuerte, lo justo para sellarlas.
  3. Pelar la cebolla, los ajos y las zanahorias y lavar el puerro. Trocear todo en taquitos del mismo tamaño.
  4. Poner a pochar en la misma olla con el aceite sobrante a fuego suave la cebolla y las zanahorias y añadir una pizca de sal. Dejar 5 minutos.
  5. Añadir el puerro y los dientes de ajo, y seguir pochando hasta que las verduras empiecen a estar tiernas, otros 5 minutos.
  6. Incorporar la pasta de tomate y dejar 2 minutos más al fuego.
  7. Regar con vino tinto, subir el fuego y dejar que evapore el alcohol.
  8. Incorporar de nuevo las carrilleras a la olla y añadir caldo de carne hasta casi cubrir la carne. Añadir el laurel, el tomillo y el romero.
  9. Tapar la olla. Si se está usando una olla a presión, dejar cocinar unos 20 minutos después de que la válvula empiece a echar vapor. Si se está usando una olla normal o una cocotte, dejar en torno a 90 minutos.
  10. Retirar del fuego y esperar a que enfríe.
  11. Apartar las carrilleras.
  12. Triturar la salsa y, si es necesario, rectificar su punto de sazón. Si la salsa ha quedado demasiado líquida, ponerla a reducir.
  13. Si ha quedado espesa, añadir más caldo o agua y ligar.

Notas

  • Yo uso harina de maíz, pero puede ser harina de trigo normal.
  • Las hierbas las añado secas, pero si queréis añadirlas frescas y podéis hacer un bouquet garni, mejor, para poder sacarlas enteras antes de triturar la salsa.
  • He servido las carrilleras con patatas duquesa, pero podéis acompañarlo también de puré de patatas o simples patatas fritas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay votos todavía)
Cargando...

Comparte esto: