Salmón Wellington

Una de las primeras recetas que preparé en el blog fue el Solomillo Wellington de Gordon Ramsay. Es una receta que me encanta, pero que no suelo preparar muy a menudo: es solo para ocasiones especiales.

Así que cuando vi una receta muy similar pero con salmón, tuve que probar a hacerla. Y vaya maravilla. He cambiado poquitas cosas, porque ya me parecía muy buena la receta, pero un par de adaptaciones sí que he hecho.

Espero que disfrutéis la receta.

Información

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • ½ cebolla
  • 200 gramos de espinacas frescas
  • 100 gramos de queso crema
  • 30 gramos de queso parmesano rallado
  • Eneldo al gusto
  • 2 lomos grandes de salmón (o 4 pequeños)
  • 1 lámina de hojaldre
  • Pimienta

Preparación

  1. Limpiar los lomos, quitarles las espinas y la piel, si tienen.
  2. Picar muy finamente la cebolla.
  3. Poner el aceite en una sartén a calentar.
  4. Añadir a la sartén la cebolla y dejar que se cocine otros 2 minutos.
  5. Añadir las espinacas y esperar que suelten un poco de su agua. Añadir pimienta al gusto. Esperar a que se hagan del todo, durante 2 o 3 minutos más. Apartar del fuego.
  6. Agregar el queso crema, el queso parmesano y el eneldo. Mezclar todo hasta integrarlo. Reservar.
  7. Poner la lámina de hojaldre en la superficie de trabajo. Dividirla en 2.
  8. Colocar el lomo de salmón en el centro. Cubrir con la mezcla reservada. Cerrar el hojaldre formando un paquete y darle la vuelta. Repetir para el otro paquete.
  9. Trasladar el hojaldre a una bandeja apta para horno con papel sulfurizado.
  10. Pincelar huevo batido sobre el hojaldre y hacer unos cortes no muy profundos en diagonal hacia ambos lados, haciendo un dibujo de rombos. Pincelar de nuevo si es necesario.
  11. Hornear a 200º durante 20 minutos o hasta que el hojaldre se dore.

Notas

  • Yo no utilicé la lámina entera de hojaldre, porque los lomos que tenía eran pequeños, así que aproveché los restos para hacer unas espirales de hojaldre con crema de chocolate y avellanas. ¡Nunca se tira nada!
  • El proceso de dar la vuelta al hojaldre tras formar el paquete es importante para que no se abra mientras se hornee. Si preferís que quede el salmón debajo y la crema encima solo tenéis que invertir el orden al ponerlos en el hojaldre. Otra opción es repartir la mezcla en 2 parte: una por arriba y otra por debajo.
  • Yo no añado nada de sal al proceso por el parmesano y el propio sabor untuoso del salmón, que son sabores bastante fuertes. Si lo preferís, podéis salar la mezcla o incluso espolvorear sal en escamas al hojaldre por encima una vez hechas las decoraciones. Como hacíamos con el Solomillo Wellington.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay votos todavía)
Cargando…
Comparte esto: