Gratinado de pavo y puré de patatas

Primera receta de este año, así que vamos a empezar por una receta sana y equilibrada. Ya tendremos tiempo para los dulces más adelante…

Esta receta es muy sencilla y sirve tanto para dejarla preparada previamente y darle un golpe de horno en el último minuto o incluso para llevarla en tupper (a mí me ha dado muy buenos resultados).

Como decía, es una receta muy facilita y no requiere mucho esfuerzo, y utiliza una carne distinta a la que solemos comer (normalmente somos más de pollo o de ternera). A mí personalmente me encanta la carne de pavo, tiene un sabor totalmente distinto y sigue siendo muy sana, por sus aportes de nutrientes y proteínas. Como siempre, la receta se puede adaptar a vuestro gusto, así que podéis utilizar un contramuslo de pollo en su lugar o un solomillo de conejo si queréis experimentar, que también os quedará fenomenal.

Espero que os guste la receta y que la preparéis en casa.

Información

  • Comensales: 2 personas.
  • Inspiración: Una receta de un libro antiguo que tenía por aquí. Ni recuerdo el nombre.
  • Tiempo de preparación: 20 minutos
  • Tiempo de cocción: 30 minutos
  • Tiempo total: 50 minutos

Ingredientes

  • 300 gramos de pechuga de pavo
  • 2 o 3 patatas (en torno a 400 o 500 gramos)
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 125ml de vino blanco
  • 40 gramos de queso mozzarella rallado
  • 2 cucharada de aceite de oliva
  • Perejil fresco al gusto
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Cortar la carne de pavo en dados pequeños, salpimentarla y dorarla en una sartén con una cucharada de aceite. Apartar y reservar.
  2. Pelar y picar finalmente la cebolleta y el pimiento. Sofreír en el mismo aceite donde sellamos la carne durante unos 10 minutos (hasta que se pochen un poco).
  3. Agregar la carne reservada y el vino blanco y reducir a fuego muy fuerte.
  4. Incorporar la hoja de laurel y guisar a fuego medio-bajo durante 20 minutos.
  5. Pelar, lavar y trocear las patatas en trozos del mismo tamaño. Ponerlos a cocer en agua con sal hasta que estén bien cocidas (durante al menos 20 o 25 minutos dependiendo del tamaño de los trozos).
  6. Escurrir las patatas, pasarlas a un recipiente amplio y triturarlas a mano con un tenedor.
  7. Añadir el perejil picado y una cucharadas de aceite. Salpimentar al gusto y remover de nuevo.
  8. Engrasar un molde apto para el horno y colocar una base del puré de patatas en el fondo.
  9. Poner el pavo encima bien repartido y espolvorear el queso rallado por encima.
  10. Meter al horno precalentado a 200º durante 10 minutos (hasta que se dore el queso).

Notas

  • A mí me gusta que el puré quede rústico, así que con triturar con un tenedor me es suficiente. Si queréis que os quede más suave, pasar las patatas cocidas por un pasapurés.
  • Si os gusta que el puré quede más jugoso todavía, podéis añadirle una nuez de mantequilla e integrarla bien. Yo prefiero usar solo aceite de oliva, pero es cuestión de gustos.
  • En lugar de mozzarella rallado, podéis utilizar el queso que más os guste. Una mezcla mitad y mitad de mozzarella y parmesano también daría un buen resultado.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay votos todavía)
Cargando…
Comparte esto: