Rollitos de lechuga con carne especiada

No se si os he comentado alguna vez que me encanta el pan bao, cuyo nombre original es gua bao. Son unos panecillos hechos al vapor que se suelen rellenar habitualmente de carne de cerdo especiado con alguna salsa increíblemente sabrosa. Esta receta ha evolucionado tanto que hoy en día la fusión entre gastronomías nos ha llevado a rellenarlos de casi cualquier cosa y para mí son una maravilla culinaria. Pero esto es historia de otro día, que me enrollo. Lo interesante de esa receta es que el relleno de cerdo especiado y la salsa es lo que da el increíble sabor a la receta. Pero… ¿y si queremos tener esos sabores de una manera un poco menos calórica? Pues siempre hay opciones: en este caso, preparar ese fantástico relleno y en vez de hacerte un bocadillo, meterlo en unos rollitos de lechuga. Buena idea, ¿eh? Por eso cuando vi esta receta de Gordon Ramsay no pude resistirme a prepararla. Como siempre, de la receta original ha quedado poco, porque he cambiado hasta el tipo de carne y el sabor base por no hablar de las cantidades, pero la untuosidad de la salsa aun está presente.

Como detalle aparte, es una receta fantástica para dejar preparada para una comida con amigos o familia. Podéis dejar todo preparado con antelación, solo teniendo que calentar la carne en el último momento y agitar bien la salsa antes de servir. Además es apta para intolerantes a la lactosa y para los celíacos, siempre teniendo cuidado de comprar la salsa de ostras y de soja SIN gluten. ¡Cuidado los alérgicos a los frutos secos con el aceite de sésamo! En ese caso, lo mejor es usar aceite de oliva como sustituto.

Sin deciros mucho más, os dejo con la receta. Espero que la preparéis en casa y os encante.

Rollitos de lechuga rellenos de carne especiada

Información

  • Comensales: 2.
  • Inspiración: Una receta de Gordon Ramsay que vi por la televisión.
  • Tiempo de preparación: 10 minutos
  • Tiempo de cocción: 30 minutos
  • Tiempo total: 40 minutos

Ingredientes

  • 150 gramos de carne picada de cerdo
  • 250 gramos de pechuga de pollo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolleta
  • Sal
  • Pimienta
  • Chiles al gusto (opcional)
  • 1 trocito de jengibre entero o 1 cucharada en polvo
  • 2 dientes de ajo enteros o 1 cucharada en polvo
  • 1 cucharada de miel
  • 2 limas
  • 2 cucharadas de salsa de ostras
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • Cogollos de lechuga (unas 5 o 6 hojas por persona, dependiendo de la cantidad de carne y del tamaño de las hojas)

Preparación

  1. Trocear en trozos grandes la pechuga de pollo.
  2. Añadir una cucharadita de aceite de oliva a una sartén y calentar a fuego fuerte. Echar la carne picada desmenuzándola con las manos y con ayuda de una espátula.
  3. Añadir los trozos de pollo, salpimentar todo y dejar que se haga todo junto durante unos 10 minutos.
  4. Escurrir la carne en un colador para quitar el exceso de grasa y reservar.
  5. Limpiar la sartén del exceso de grasa o coger otra sartén.
  6. Picar finalmente chiles, jengibre, ajo y cebolleta.
  7. En la sartén añadir aceite de sésamo a fuego medio. Añadir el ajo, el jengibre, la cebolleta y los chiles. Salpimentar y dejar que caramelicen.
  8. Añadir la carne reservada y la salsa de ostras.
  9. Añadir la ralladura y el zumo de una lima.
  10. En un recipiente echar una cucharada de miel, otra de salsa de soja, unas gotas de aceite de sésamo y una cucharada de aceite de oliva. También una cucharada de salsa de ostras, chile y el zumo de otra lima. Remover todo bien y reservar.
  11. Seleccionar las hojas más enteras y bonitas de los cogollos. Lavarlas y secarlas y colocarlas en el plato a servir. La carne y la salsa se pueden servir por separado para que cada uno se la aliñe a su gusto.

Notas

  • En lugar de pechuga de pollo se puede utilizar carne de pollo picada igual que la de cerdo, pero a mí me gusta que haya texturas diferentes. Además el pollo si no se queda un poco seco. También se puede preparar con otro tipo de carne como ternera o salchichas especiadas.
  • El tipo de chile y la cantidad a utilizar dependerá de vuestros gustos. Si no os gusta nada picante, podéis obviar este ingrediente.
  • Para la salsa, si tenéis un recipiente cerrado donde meterla, podéis agitarla durante un par de minutos para que se integre todo bien. Si no, tendréis que removerla con un tenedor o unas varillas como se hace con una vinagreta.
  • Yo cojo los cogollos enteros y escojo las hojas que más me gustan. No tiréis las descartadas, que esas picaditas sirven para hacer una buena ensalada para la cena.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay votos todavía)
Cargando…

Comparte esto:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies