Tarta de chocolate blanco, queso y galletas

Las tartas de cumpleaños me toca hacerlas a mí. No es que me queje, porque me encanta hacerlas. Tengo un par de recetas que son fijas cada año (como la Tarta al Whisky), pero la mayoría de las veces puedo buscar nuevas recetas de postres. Me viene bien, ya que no se deben comer dulces muy a menudo y menos abusando del azúcar, así que esta es mi excusa.

Hoy os traigo una de las últimas incorporaciones a mi recetario, que además es super sencilla de hacer. Se tarda más en decorarla que en montarla y esto siempre queda a vuestro gusto, así que si no queréis decorarla demasiado, se tarda 15 minutillos en montar todo. Como probablemente os sobre chocolate al final, podéis utilizarlo para explorar vuestra creatividad y dibujar figuras, letras o lo que más os guste para decorar.

¡Que la disfrutéis!


Tarta de chocolate blanco, queso y galletas

Información

  • Porciones: alrededor de 8 o 10 porciones.
  • Inspiración: La tarta de galletas y la tarta de queso tradicionales.
  • Tiempo de preparación: 20 minutos
  • Tiempo de cocinado: 5 minutos
  • Tiempo total: 25 minutos (sin el tiempo de espera)

Ingredientes

  • 500 gramos de chocolate blanco
  • 350 gramos de queso crema (depende de vuestro gusto, puede ser normal o mascarpone)
  • 1 paquete de galletas María o similares (unas 20 o 30, dependiendo del molde)
  • 100 mililitros de leche
  • 100 gramos de chocolate negro intenso
  • Cacahuetes cubiertos de chocolate (opcionales)
  • Coco deshidratado (opcionales)

Preparación

  1. Sacar el queso de la nevera y dejar que se atempere.
  2. Fundir 400 gramos del chocolate blanco, ya sea en el microondas o al baño María (poniendo un recipiente de metal sobre una olla con agua hirviendo). Si se va a hacer en el microondas, calentar el chocolate de 30 en 30 segundos y mezclar poco a poco para procurar que no se queme. Si se va a hacer al baño María, hay que tener mucho cuidado de que no entre nada de agua en el chocolate. Una vez bien fundido, dejar atemperar.
  3. Mientras se atempera el chocolate, escoger un molde y forrarlo con papel transparente. Si no se pega bien, utilizar un poco de aceite vegetal o mantequilla entre el molde y el papel.
  4. Batir muy bien el queso, que debe estar a temperatura ambiente. Cuando esté cremoso, ir añadiendo poco a poco el chocolate mientras se sigue batiendo hasta que se integren los dos ingredientes en una masa cremosa. Reservar.
  5. Echar la leche en un recipiente en el que quepan bien las galletas. Mojar una a una las galletas en la leche, escurrir el exceso y colocarla en la tarta hasta cubrir una capa completa.
  6. Utilizando una espátula para aplanar bien, añadir una capa de la crema de queso y chocolate blanco.
  7. Repetir los pasos 5 y 6 hasta completar el molde (o hasta que se acabe la crema) y terminar con una última capa de galletas.
  8. Meter el molde en la nevera hasta que la tarta esté suficientemente compacta. Con un par de horas debe ser suficiente, pero mejor dejarla toda la noche.
  9. Con los 100 gramos de chocolate blanco y negro restantes, rallar la mitad para sacar virutas y derretir la otra mitad (igual que en la primera ocasión, en el microondas o al baño María). Mantener las virutas y los chocolates derretidos por separado.
  10. Sacar la tarta del frío y desmoldarla con mucho cuidado. Con un molde de silicona es muy sencillo desmoldarla. Solo hay que tener cuidado al separar el papel transparente, para que no se despeguen trozos de la crema o galletas.
  11. Cubrir la tarta al gusto, echando primero los chocolates derretidos y a continuación las virutas para que se peguen antes de que se seque.
  12. Decorar con los cacahuetes cubiertos de chocolate y el coco deshidratado.

Notas

  • Yo he utilizado un molde rectangular, porque queda más elevado y bonito, pero podéis utilizar el que prefiráis. Las galletas rectangulares ayudan a la hora de montar las capas en un molde igual, pero se pueden usar las redondas de toda la vida recontando los trocitos para que encajen (así lo he hecho yo).
  • Es muy importante que el queso y el chocolate no estén a temperaturas muy distintas (que el queso no esté muy frío y el chocolate muy caliente) o a la hora de mezclarlos se formarán bolitas del chocolate, ya que se solidificará demasiado pronto.
  • Si os gustan los sabores muy dulces, podéis incluir azúcar glas a la mezcla de chocolate y queso a vuestro gusto. En mi opinión, ya es suficiente con el dulzor del chocolate blanco, por eso no le he añadido nada.
  • Las decoraciones las podéis varias según vuestros gustos o según los ingredientes de los que dispongáis. Por ejemplo, en lugar de virutas de chocolate, se puede usar coco rallado, que le va perfectamente.
  • Si os gusta darle un toque distinto, probad a rallar un poco de pimienta rosa por encima de la tarta.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay votos todavía)
Cargando…

Comparte esto:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies