Tarta de mousse de chocolate con trocitos de chocolate blanco

 

Hace tiempo que no os traigo nada dulce y teniendo en cuenta que ya va haciendo calor, apetece una tarta fresquita. En esta ocasión, vamos a preparar una tarta a base de una mousse de chocolate cremosa y fantástica. La mousse es bastante tradicional: aligeramos el ingrediente principal (en este caso, chocolate) con claras de huevo montadas a punto de nieve y con nata montada para lograr esa textura esponjosa.

Vamos a obviar el azúcar en esta receta, puesto que vamos a aportar el dulzor con los trozos de chocolate blanco y el contraste quedará genial. Si lo preferís podéis cambiar el tipo de chocolate o eliminar los trocitos, pero recordad endulzar entonces la mousse o quedará demasiado intensa. A vuestra elección.

Tarta de mousse de chocolate con trocitos de chocolate blanco

Información

  • Inspiración:La clásica mousse de chocolate.
  • Tiempo de preparación: 40 minutos
  • Tiempo de cocción: 20 minutos
  • Tiempo total: 1 hora (sin contar el tiempo de espera)

Ingredientes

  • 200 gramos de galletas María
  • 80 gramos de mantequilla
  • 200 gramos de chocolate blanco (si puede ser, de repostería)
  • 300 gramos de chocolate negro de repostería
  • 4 huevos
  • 300 mililitros de nata líquida
  • Sal al gusto

Preparación

  1. Trocear el chocolate negro en trozos medianos para derretirlo más fácilmente.
  2. Hacer lascas del chocolate blanco con un pelador. Si no se dispone de uno, hacerlo directamente con un cuchillo, con cuidado de no cortarnos.
  3. Separar las claras de las yemas y reservar.
  4. Triturar las galletas hasta que queden molidas.
  5. Calentar la mantequilla en el microondas de 20 en 20 segundos hasta que esté derretida.
  6. Mezclar la mantequilla con las galletas molidas.
  7. Añadir 50 gramos de los trocitos de chocolate blanco. Remover hasta que se integre bien.
  8. Distribuir las galletas por el molde y aplanarlas bien. Reservar en el frigorífico.
  9. Derretir el chocolate negro, ya sea al baño María o introduciéndolo en el microondas de 20 en 20 segundos hasta que se derrita (remover de vez en cuando para ayudar a que se derrita).
  10. Montar las claras a punto de nieve. Reservar.
  11. Montar la nata sin que llegue a estar demasiado dura. Con que tenga consistencia es suficiente. Reservar.
  12. Mezclar las yemas con el chocolate atemperado (no demasiado caliente pero aún líquido).
  13. Añadir poco a poco el merengue y la nata montada e ir incorporándolas con mucho cuidado para que no se bajen. Debe quedar una mezcla con aire y esponjosa. Si se quiere un sabor más intenso, añadir una pizca de sal a la mezcla.
  14. Añadir 100 gramos de los trocitos de chocolate blanco a la mousse. Integrarlos con mucho cuidado.
  15. Extender la mousse sobre la capa de galletas de la tarta. Reservar en el frigorífico.
  16. Cuando hayan pasado al menos 2 horas y la mousse esté estable, decorar la parte superior de la tarta con los 50 gramos de chocolate blanco restantes.
  17. Dejar en el frigorífico al menos 4 horas más o mejor toda la noche.

Notas

  • Para que las claras monten bien es imprescindible que no caiga nada de yema en ellas.
  • Para que la nata monte bien es conveniente que esté bastante fría (y el recipiente también, si es posible).
  • Desde el paso 9 al 13 sería suficiente para tener una mousse fantástica. Si no queréis hacer la tarta, podéis rellenar uno vasitos o copas con ella y servirla directamente así o con los trocitos de chocolate blanco por encima.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay votos todavía)
Cargando…

Comparte esto:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies