Tarta de spanakopita

Mis platos favoritos suelen ser de nuestra gastronomía o de aquellas cercanas a la nuestra, como puede ser la italiana. Otra de mis favoritas es la griega, que nos ha dado grandes platos como la musaka. Hoy os traigo una adaptación de otro de esos platos, aunque bastante menos conocido: spanakopita.

La spanakopita es una empanadilla rellena de espinacas y queso feta, al que se le suelen añadir otros ingredientes como cebolleta o ajo. La versión de hoy es parecida a una tarta de spanakopita que se suele preparar allí, solo que más simple, ya que no nos costará mucho manipular la pasta filo para conseguir lo que queremos. Si sois más mañosos y os atrevéis, podéis hacer la versión habitual que se hace envolviendo la masa en múltiples capas de pasta.

Otra diferencia de esta receta con respecto a la tradicional es el pollo, así que podéis optar por no ponerlo si no queréis. A mí me gusta el toque de jugosidad que añade al plato.

Tarta de spanakopita

Información

  • Comensales: 2 personas.
  • Inspiración: Esta receta de Serious Eats, aunque para variar he modificado lo que me ha dado la gana.
  • Tiempo de preparación: 15 minutos
  • Tiempo de cocción: 35 minutos
  • Tiempo total: 50 minutos

Ingredientes

  • 1 pechuga de pollo
  • 100 gramos de espinacas
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de harina
  • 1 cebolleta
  • 250 mililitros de caldo de pollo
  • 60 gramos de queso feta
  • 10 láminas de pasta filo
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Trocear en tiras largas la pechuga de pollo y salpimentar.
  2. Picar finamente el diente de ajo.
  3. En una sartén con una gota de aceite cocinar el pollo hasta que esté dorado por fuera. Reservar.
  4. En la misma sartén añadir un poco más de aceite y saltear el diente de ajo. Cuando empiece a dar olor, añadir la cebolleta y dejar cocinar un par de minutos. Añadir las espinacas y dejar que se cocinen y se evapore su agua (10 minutos).
  5. Agregar de nuevo el pollo reservado.
  6. Añadir la harina y, cuando esté integrada, añadir el caldo de pollo. Cuando haya cogido cuerto, agregar el queso feta.
  7. Derretir la mantequilla y pincelar la pasta filo con ella. Arrugar la pasta filo y colocarla en la cazuela encima de la mezcla. Seguir hasta cubrir toda la superficie.
  8. Cocinar en el horno hasta que la pasta esté crujiente (alrededor de unos 20 minutos).

Notas

  • Yo he utilizado espinacas congeladas porque no tenía a mano de las frescas, pero evidentemente podéis usarlas. Simplemente tenéis que tener cuidado de que se hagan bien y suelten el agua sin pasarse demasiado.
  • Es importante que la mezcla de bechamel no sea demasiado espesa o se secará demasiado al meterla en el horno.
  • Al final, podéis agregar un poco más de queso feta y perejil para decorar por encima de la pasta filo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay votos todavía)
Cargando…

Comparte esto:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR