Helado de vainilla con trocitos de guirlache

Hace unos meses me compré un capricho: una heladera para mi robot de cocina. Llevo todo este tiempo probando distintas recetas facilitas para empezar, pero os quería proponer una algo más especial.

Como ya sabréis, el helado es uno de los postres más conocidos y entre los sabores que más se consumen se encuentra el de esta receta: la vainilla. La preparación se basa en preparar una crema inglesa y mezclarla con nata para montar para luego batirla y helarla. Si tenéis una heladera este proceso se hace de una vez. Podéis utilizar esta base de helado sin añadirle nada más o añadirle otras cosas, como trocitos de galleta, chocolate o frutos secos.

En esta ocasión he optado por añadirle trocitos de guirlache, que es un dulce compuesto de frutos secos (habitualmente almendras) y caramelo. El de esta receta lleva pistacho y avellanas, pero se puede hacer de cualquier otro fruto seco, como piñones, cacahuetes, nueces,… Al gusto.

Helado de vainilla con trocitos de guirlache

Información

Ingredientes

Guirlache

  • Unas gotas de zumo de limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 100 gramos de pistachos
  • 100 gramos de avellanas
  • 200 gramos de azúcar

Helado de vainilla

  • 320 gramos de leche
  • 4 yemas de huevo
  • 100 gramos de azúcar
  • 1 vaina de vainilla o 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 400 mililitros de nata para montar

Preparación

Guirlache

  1. Pelar y trocear los frutos secos.
  2. Preparar una bandeja grande con un papel de horno por encima. Cortar un segundo papel del mismo tamaño y dejarlo cerca.
  3. Poner en una sartén u olla antiadherente el zumo de limón y el aceite de oliva. Calentar a fuego medio.
  4. Añadir el azúcar y aplanarlo para que quede todo a la misma altura. Esperar a que empiece a derretirse un poco antes de remover. Procurar no moverlo demasiado fuerte.
  5. Cuando el caramelo tenga un tono dorado, añadir los frutos secos. Remover con cuidado hasta que el caramelo se integre bien por todos los frutos secos.
  6. Volcar los frutos secos con el caramelo sobre la bandeja con el papel de horno. Colocar el segundo papel por encima, con cuidado porque estará muy caliente. Utilizar un rodillo para aplanar la mezcla hasta que tenga un grosor de alrededor de un centímetro.
  7. Cuando se haya enfriado un poco, trocear con un cuchillo en la forma que queramos.

Helado de vainilla

  1. Si se utiliza una vaina de vainilla, hay que cortarla longitudinalmente y sacar todas las semillas) con un cuchillo.
  2. Poner las yemas, la leche, el azúcar y la vainilla (las semillas y la vaina o el extracto) en una cazuela y mezclar todo muy bien con unas varillas.
  3. Calentar a fuego bajo sin dejar de remover en ningún momento. La mezcla no debe sobrepasar los 90º (ver el apartado de Notas).
  4. Cuando la crema haya espesado, apartarla del fuego y añadir la nata fría mezclando e integrando bien. Sacar la vaina de vainilla y dejar enfriar a temperatura ambiente.
  5. Meter la crema en el frigorífico y dejar que se enfríe bien.
  6. En un mortero o una picadora, triturar al gusto los bloques de guirlache. Añadirlos a la mezcla.
  7. Helar la mezcla. Si se utiliza una heladera, se hace de una vez. Si no, es necesario batir la mezcla muy bien y congelarla y volver a repetir el proceso cada media hora hasta que tenga la consistencia adecuada.

Notas

  • Para hacer el guirlache se suelen añadir los frutos secos en entero, pero para añadirlos al helado prefiero que no sean demasiado grandes.
  • Cuidado con dejar el caramelo demasiado en el fuego, porque pasa muy rápido de estar en su punto a estar quemado.
  • Es importante marcar la forma del guirlache antes de que se enfríe del todo, o nos costará mucho hacerlo después.
  • A la hora de preparar la crema inglesa es muy importante que no sobrepase la temperatura indicada, o hervirá y se cortará. Yo utilizo un termómetro para controlar dicha temperatura, pero si no tenéis uno, simplemente preparad un baño maría: coger un cazo con agua y ponerlo al fuego y colocar encima el recipiente con la crema inglesa. Como el agua hierve a los 100º, la mezcla nunca sobrepasará la temperatura que os indico.
  • Es preferible que la crema inglesa pase bastantes horas en el frigorífico (si puede ser, de un día para otro).
  • Yo no eché la totalidad del guirlache, pero lo que sobre lo podéis usar para acompañar, como en la fotografía. Cada cual que añada la cantidad de trocitos que prefiera.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay votos todavía)
Cargando…

Comparte esto:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR