Spaghetti carbonara

Todo el mundo conoce este famoso plato, pero lo que habitualmente no saben es que la receta original no lleva nata. Los únicos ingredientes del plato son aceite de oliva virgen extra, guanciale, huevos, queso y pimienta negra. Yo me quedo con la versión original por varios motivos, aunque principalmente por el sabor. Además el tiempo que requiere prepararla es mínimo y te sirve para cualquier imprevisto.

Como hemos dicho, se prepara con guanciale, que es careta de cerdo curada con pimienta. Como es difícil de encontrar por aquí, os comentamos que lo podéis sustituir por panceta o bacon, aunque probablemente un italiano te dirá que entonces no es pasta carbonara de verdad (pero se acerca bastante).

Además, para los intolerantes a la lactosa tiene la ventaja de no llevar nata. Sí que lleva, en cambio, queso parmesano o pecorino, pero según tengo entendido (corregidme si me equivoco) estos quesos resultan bastante tolerables por ser bastante curados. Os recomiendo que consultéis con vuestro médico y, si os da el visto bueno, ya tenéis una gran receta que antes os resultaba difícil poder probar.

Spaguetti carbonara

 

Información

  • Comensales: 2 personas
  • Inspiración: La receta tradicional italiana.
  • Tiempo de preparación: 5 minutos
  • Tiempo de cocinado: 20 minutos
  • Tiempo total: 25 minutos

Ingredientes

  • 180 gramos de spaghetti
  • 60 gramos de queso parmesano reggiano o pecorino
  • 60 gramos de guanciale o panceta o bacon
  • 2 yemas de huevos
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Preparación

  1. Cocer los spaghetti en abundante agua hirviendo con sal (al menos 1 litro por cada 100 gramos de pasta).
  2. Cortamos en juliana gorda el guanciale.
  3. Poner a fuego fuerte una sartén con una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Dorar el guanciale a fuego fuerte hasta que se vuelva completamente crujiente.
  4. En un recipiente (a poder ser de un material que no mantenga mucho el calor, como porcelana) mezclar las yemas con el queso rallado, sal y pimienta. Batir enérgicamente y reservar.
  5. Escurrir pasta y la pasamos a la sartén donde está guanciale. Saltear la pasta con el guanciale y con un poco de agua de la cocción.
  6. Una vez haya desaparecido el líquido, pasar la pasta al bol donde está la mezcla de huevo y removerlo inmediatamente de forma enérgica.

Notas

  • Se pueden utilizar huevos enteros en lugar de solo yemas, pero de esta forma queda mucho más jugoso. Las claras las podéis aprovechar para hacer un merengue o cualquier otra preparación.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Comparte esto:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies