Pisto con huevo escalfado

El pisto es un plato tradicional manchego (aunque ya se cocina por todo el país) que consiste en una fritada de diversas verduras. Estas solían variar en función de las que estuvieran disponibles por temporada. La versión más básica suele llevar cebolla, pimientos y tomates, pero podéis utilizar prácticamente lo que queráis.

Hay dos formas de cocinar el pisto: cocinando las verduras por separado o añadiendo las verduras poco a poco a la misma cocción, empezando por las más duras. Personalmente me gusta más la segunda porque, aunque requiere cogerle más el punto a cada verdura (para que no se nos pase ninguna), el sabor es más intenso, se tarda menos tiempo y manchamos menos sartenes (que siempre es de agradecer).

El pisto se suele acompañar de un huevo frito, pero en este caso vamos a hacerlo escalfado en el propio pisto. Escalfar consiste en calentar un alimento en un líquido (en este caso, el tomate del pisto) sin llevar a ebullición.

Pisto con huevo escalfado

  • Comensales: 2
  • Inspiración: Recetas tradicionales de pisto.
  • Tiempo de preparación: 5 minutos
  • Tiempo de cocinado: 40 minutos
  • Tiempo total: 45 minutos

Ingredientes

  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 calabacín
  • 300 gramos de tomate triturado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Comino
  • Romero
  • Tomillo
  • Pimienta molida
  • Azúcar
  • 2 huevos
  • Perejil

Preparación

  1. Limpiar y trocear en brunoise del mismo tamaño (de uno o 2 centímetros) la cebolla, los pimientos y los calabacines. Echar sal sobre los calabacines para que vayan soltando el agua.
  2. Poner en una sartén o un wok el aceite a calentar a fuego medio. Echar la cebolla para que se vaya pochando durante un par de minutos.
  3. Añadir los pimientos. Enjuagar el calabacín para quitarle la sal y el agua que han soltado. Escurrirlos y echarlos en el wok. Añadir también la sal, el comino, el romero, el tomillo y la pimienta al gusto y remover. Dejar cocinar durante unos 5 minutos.
  4. Echar el tomate triturado y una pizca de azúcar. Dejar cocinar unos 20 o 30 minutos a fuego medio (y tapado para que no manche todo).
  5. Hacer unos huecos entre el pisto y echar un huevo en cada uno (con una pizca de sal en la yema). Dejar que se cocinen por fuera (intentando que la yema quede poco hecha) unos 6 o 7 minutos.
  6. Servir con un poco de perejil picado por encima.

Notas

  • Esta receta también suele llevar berenjena. Yo no la incluyo a no ser que tenga un trozo de otra receta sobrante y otra mitad de calabacín, porque sería mucha cantidad para 2 personas. Si queréis añadirla, tenéis que hacer lo mismo que con el calabacín: echarle sal para que suelte el agua, enjuagarlos, escurrirlos y añadirlos para que vayan cocinándose antes de echar el tomate.
  • En el wok se hacen los huevos muy bien, pero si lo preferís podéis hacerlos en el horno, dejándolos unos 8 o 10 minutos a 180º (dependiendo de vuestro horno el tiempo puede variar).

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Comparte esto:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR