Kransekake

Kransekake (en noruego) o kransekage (en danés) significa literalmente “tarta anillo”. Esta receta es muy popular en los países nórdicos y se suele preparar sobre todo en grandes celebraciones o en fiestas como en Navidad. Os la pongo en esta época (un poco rara), por si la queréis preparar para Semana Santa.

La receta en sí es una especie de mazapán al que se le da forma de anillos concéntricos que se colocan unos encima de otros hasta formar una especie de pirámide. Aquí os dejo las plantillas, por si queréis utilizar las que yo he hecho para probar la receta:

Dura en perfecto estado durante dos semanas (comprobado por mí misma), pero puede llegar a aguantar hasta un mes, así que no tengáis problema en hacerla aunque no seáis muchos en casa.

Kransekake

Información

Ingredientes

La masa

  • 500 gramos de harina de almendras
  • 500 gramos de azúcar glas
  • 250 gramos de harina
  • 4 claras de huevo (grandes)

La glasa real

  • 1 clara de huevo (grande)
  • 200 gramos de azúcar glas

Preparación

La masa

  1. En un recipiente grande mezclar bien las harinas con el azúcar glas.
  2. Añadir las claras e integrarlas bien, hasta que quede una masa uniforme.
  3. Formar una bola y envolverla en papel transparente. Guardar la masa en el frigorífico, como mínimo durante una hora.
  4. Colocar la primera plantilla sobre una bandeja de horno y, encima de ella, colocar papel de horno (la plantilla se transparentará a través de este).
  5. En la superficie de trabajo bien enharinada, extender la masa y darle forma de cilindro alargado del mismo tamaño que indica la plantilla (por partes, porque es mucha cantidad de masa) y colocar los cilindros en la bandeja.
  6. Hornear de 15 a 20 minutos a 180º (procura que no se dore demasiado) y dejar enfriar sobre una rejilla.
  7. Repetir esta operación con las demás plantillas hasta terminar la masa.

La glasa real

  1. Poner la clara en un recipiente que tiene que estar bien limpio y seco. La clara no puede tener trazas de yema o no subirá.
  2. Batir la clara hasta que se forme espuma.
  3. Añadir el azúcar glas y seguir batiendo hasta que la consistencia sea muy firme. Esto se comprueba dándole la vuelta a las varillas: si la glasa no se cae, está correctamente montada.

Montaje

  1. Colocar el anillo más grande en la base del plato de presentación.
  2. Decorar el anillo con la glasa a vuestro gusto (con forma de ondas habitualmente).
  3. Colocar encima el siguiente anillo (el inmediatamente menor en tamaño).
  4. Repetir la operación hasta terminar con todos los anillos.

Notas

  • Una idea interesante sería añadir colorante a la glasa, o incluso dividir la glasa y colorear cada porción de un color. A mí personalmente me parece que en blanco queda muy bien, pero si es para otro tipo de celebración a lo mejor algo de color también guste.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Comparte esto:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies